Este edificio que promete reinventar el área conocida como Midtown y será el segundo más alto de New York con 1450 pies (442 m) de altura, tiene la particularidad de ubicarse frente a uno de los iconos de la ciudad, Grand Central Station. Esta torre de oficinas incorporará accesos y mejoras a la infraestructura de la red de subterráneos y de ferrocarril, y eliminará el tránsito vehicular de la avenida Vanderbilt entre las calles 42nd y 43rd.

El proyecto, que aún está siendo revisado se caracteriza por una superposición de volúmenes y retranqueos, que en los primeros niveles permiten tener una mejor apreciación de Grand Central Station desde la calle 42nd.

Para que la ciudad permita construir un edificio de semejantes dimensiones, la compañía desarrollado del proyecto se comprometió a invertir $200 millones de dólares en mejoras a la infraestructura de la ciudad, que se traduce en lo antes descripto. Algo que no deja contentas a las asociaciones de vecinos quienes se preguntan cómo unas “escaleras, ascensores y una plaza pública” pueden costar tanto dinero.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

AlphaOmega Captcha Classica  –  Enter Security Code